Uniones con clavijas

Publicado el 4 junio 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Si la unión que queremos reparar es una unión enclavijada, lo primero que tenemos que hacer es serrar las clavijas rotas al ras de la madera en la que están insertadas. A continuación eliminaremos los trozos de la clavija talandrándolos con sumo cuidado. Para llevar a cabo tal operación vamos a necesitar seguramente una broca de entre tres y siete milímetros, pero, en cualquier caso, será conveniente utilizar una broca de tamaño menor al de la clavija (cualquier resto que quede después del taladrado puede eliminarse con un escoplo estrecho).

tañadro

– Para reponer la clavija, procederemos de la siguiente manera: en primer lugar, cortaremos las clavijas de un trozo de varilla de diámetro similar, calculando la longitud de la nueva clavija para que llene la profundidad de los agujeros que se acaban de taladrar (por ejemplo, la pata de una silla) más la profundidad del otro agujero en el que se ha de introducir (por ejemplo, el travesaño de una silla). Ahusaremos (sacaremos punta) los extremos de la nueva clavija utilizando para ello un formón. Acto seguido, practicaremos una encisión, o entalla, en un extremo de la clavija con una siena de recortar. Realizaremos, asimismo, un pequeño canal en V a lo largo de la parte de la clavija que se introduce en el agujero para permitir que salga la cola sobrante. Y ya podemos decir que tenemos la clavija que necesitábamos.

-Ahora no resta sino aplicar cola a los dos extremos de la clavija y apretar pata contra travesaño (por continuar con el ejemplo) durante algunas horas, las que dura el proceso de secado.

Comentarios

No hay mas respuestas