Unión a media madera

Publicado el 15 mayo 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Es aquella unión para la que han de practicarse rebajas en las dos piezas a unir, de manera que las dos superficies de contacto resulten encajadas la una en la otra. Los trabajos más sencillos son el rebaje y la ranura o canal. Tanto el uno como la otra pueden ser usados en uniones de toda índole. El primero es ejecutado en un extremo del madero o tablero. El rebaje reducirá el grosor de la pieza en cuestión. Podemos ejecutarlo a lo largo de todo el canto o parcialmente, en cuyo caso se obtiene el llamado rebaje cojo o incompleto. La ranura (que sirve tanto para uniones con cola como para el ensamble sin ella, sistema que es preferible, dado que resulta Más económico y menos engorroso) difiere del rebaje en que mientras que éste es realizado en plena superficie de la pieza —adelgazando el grosor de la madera—, aquélla ataca el interior del tablón, dejando dos caras paralelas enfrentadas, o sea, una ranura. Al igual que ocurre con los rebajes, las ranuras pueden ser pasantes de un extremo a otro del madero, o parciales, en cuyo caso se denominan ranuras o canales ciegos, pues sólo son visibles desde una cara del madero trabajado. La ranura es parte fundamental de la típica unión por acoplamiento:  el machihembrado.

union madera

Podernos hacer tanto ranuras corno rebajes con un serrucho —a veces con formón— o por fresado. Se consideran uniones a media madera las que se realizan rebajando un tercio de uno de los maderos y dos tercios en el otro, a condición de que ninguno de los dos quede debilitado y de que queden enrasados por ambas caras. Dicho lo dicho, queda claro que este tipo de unión ,sólo es absolutamente recomendable cuando estamos trabajando con piezas de grosor considerable.

Comentarios

No hay mas respuestas