Una casa con jardín

Publicado el 2 octubre 2012
Archivado en Javier | Salir del comentario

Vale que uno tenga que aguantarse en un piso sin tener jardín que poder pisar, (qué te queda, comprar macetas y colocarlas en las ventanas con su toque verde,)  un piso tiene muchas otras compensaciones sobre todo si se encuentra bien situado en plena ciudad y cuentas con todos los servicios urbanos a tu alcance: museos, asistencia sanitaria, tiendas, cines, espectáculos, transportes, … Pero si vives en una casa que esté bien situada junto al mar o en plena naturaleza media vida desearás hacerla al aire libre siempre que el tiempo acompañe.  Para eso están pensados los jardines, para poder hacer parte de nuestra vida en ellos.

Qué relajación bajo la sombra de tus abetos en pleno sol veraniego, leyendo tranquilamente, disfrutando del verde del cesped o del prado más natural que no necesita tanto riego y es mucho más cómodo porque no requiere tantos cuidados y las vacaciones no siempre están hechas para que trajines con la cortacésped y más con el ruido tan poco apacible que hace.

Un buen pardín desde mi punto de vista es un paisaje con el que te rodeas. Hay quienes tienen la tentación de llenar de árboles el entorno de su casa y luego cuando se asoman a la ventana resulta que no ven nada, han matado la vista de la montaña que se dibujaba, ahora ya no, en el horizonte.

Un jardín es un buen cuadro- en cualquier tienda de jardinería nos pueden asesorar –  que en lugar de pintar con paleta y brocha uno puede ir diseñando mediante plantas con diferentes tonalidades, ritmos distintos de crecimiento, alturas que alcanzan, … Lo lógico es dejar atrás los árboles que tienden a crecer más en vertical como los chopos y en filas más adelantadas y cercanas a nosotros otros árboles más abiertos y que hagan diversas formas teniendo en cuenta, claro, el clima en el que nos encontremos.

Lo mejor, dejarse aconsejar por los profesionales en decoración de jardines de algún vivero cercano.

 

Comentarios

No hay mas respuestas