Un cuarto rococó

Publicado el 20 Enero 2015
Archivado en Maju | Salir del comentario

Un toque de rococó, con flores en tono rosa pastel mezclado de detalles grises y lilas, con algún agregado blanco, es sin duda el estilo y la tendencia que hoy abunda en habitaciones y salas de muchas personas. Lo que antes fuera la decoración de tan solo la sala de una niña cuya madre adornó cual habitación de princesa, hoy se ha tornado una moda que reina en casas de familia, en consultorios y oficinas y, por supuesto, en salones de eventos, desde cumpleaños hasta  casamientos.

¿Y por qué no? Con detalles ultra románticos, tonos apacibles que enamoran y elegancia este estilo convierte un cuarto en un altar.

No es tan complicado lograr este estilo único, y si te ha gustado solo debéis optar por diversos detalles que incluir en tus habitaciones. Muebles blancos, espejos de marco blanco, grandes flores de papel, banderines de tela, cableado de luces con pequeñas pelotas de papel, candelabros y faroles son algunos de esos detalles que puedes agregar a la decoración de vuestro espacio. Otras opciones son cuadros de estilo rococó con figuras de flores rosas en tonos como el celeste y el rosa pálido u objetos realizados en láminas de decoupage que compartan este estilo. Rápidamente habréis convertido vuestra habitación un lugar armónico y sensible a la vista de quien pase por allí. No habrá manera que tú no te sientas una princesita en un cuento de hadas.

banderines1Los banderines puedes hacerlos tú misma. Recorta trozos de tela de colores pálidos y suaves como el lila o el celeste. Pueden ser telas lisas o con detalles. También puedes hacer los cortes con una tijera que haga cortes en zigzag u ondulados para una mejor terminación. Haz pequeños orificios en cada extremo del triángulo, e intercalando banderines de distinto color y pásalos por una tanza de forma que queden uno al lado del otro.

Comentarios

No hay mas respuestas