Tips: Carcoma III

Publicado el 12 agosto 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Puedes leer la partes anteriores aqui: Tips: Carcoma I y Tips: Carcoma II

El segundo problema es la toxicidad.
La carcoma —que no quepa la preocupación— no resulta hasta tal punto peligrosa. Los que suelen entrañar graves riesgos son los productos que la industria ha ideado para combatir estos insectos, substancias que las más de las veces resultan altamente tóxicas. Además, un tratamiento profesional conlleva varios inconvenientes: habitualmente, la fumigación debe ser ejecutada en un local adecuado (con las consiguientes molestias que la mudanza del mueble va a suponer) y asimismo, suele resultar económicamente gravosa (por lo que habrá que sopesar muy mucho la pertinencia de la operación).
Si optamos por el tratamiento doméstico, podemos emplear cualquiera de los numerosos productos que ofrece el mercado. La mayoría de ellos también son tóxicos, pero en mucha menor medida —por lo general— que los empleados industrialmente.

carcoma (1)

De cualquier manera, conviene extremar las medidas de precaución y seguir al pie de la letra las instrucciones de uso que recomiende le fabricante. Cabe señalar que resulta siempre conveniente, en primer lugar, llevar a cabo una buena limpieza de la zona que vayamos a tratar (el uso de la aspiradora puede ser un buen complemento de esa tarea). Si elegimos un atomizador, lo recomendable es rociar con profusión la zona afectada, procurando que el veneno penetre lo más profundamente posible en los agujeros. Si el insecticida es presentado en forma de líquido, la aplicación deberá llevarse a cabo mediante un pincel al que debemos ayudar con una jeringa hipodérmica, que introducirá más hondamente la substancia biocida. Conviene llevar a cabo estos tratamientos dos o tres veces al año.

Sea cual fuere el tratamiento elegido, de lo que no cabe la menor duda es de que el primer paso a dar a la hora de proceder al exterminio de este peligroso huésped consiste en aislar el mueble o pieza afectada. Y es que cuando los insectos salen al fin a la superficie., vuelan, de modo que la carcoma podría llegar a contaminar con facilidad las piezas de madera que más próximas se hallaren. Por eso, es imprescindible —una vez haya sido detectada su presencia— el aislamiento.

Comentarios

No hay mas respuestas