Ropa de mesa

Publicado el 24 enero 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Con un poco de imaginación y un gasto mínimo, las mesas más viejas pueden transformarse en un mueble muy decorativo si se cubren con unas faldas llamativas. Y una comida cualquiera se puede convertir en una ocasión muy especial si se distribuyen, además, salvamanteles y servilletas personalizados.
Para confeccionar un simple mantel, una servilleta o un salvamanteles sólo se requieren unas pocas puntadas muy sencillas, y, adornándolos de diversas maneras, pueden convertirse en algo más especial. Por ejemplo, se podrían hacer faldas de mesa de distintas telas de colores variados, cortándolas en tiras, cuadrados y otras formas, y cosiéndolas como si fuesen un edredón. Otra idea es adornarlas con bordados o ribetear el borde con cinta de raso, volantes o festones.
Los tapetes ofrecen múltiples posibilidades de efectos imaginativos. Se pueden superponer varias capas de tela translúcida, poner un encaje sobre un fondo más oscuro que contraste o anudar telas suaves. Puede atar las esquinas de un tapete cuadrado muy grande y, si tiene uno redondo, recoger los lados para hacer volantes.

Manteles rectangulares
Los manteles rectangulares requieren un esfuerzo mínimo y con una tela grande existen muchas posibilidades para desarrollar nuestra creatividad. Quedan mejor si no caen a los lados más de 30 cm. Cuando una largos de tela, coloque las costuras de modo que creen un panel central o que caigan lateralmente. Otra alternativa es sacar partido de la forma del mantel y hacer de las distintas secciones de tela una parte integral del diseño, especialmente si va a incorporar telas de más de un color o dibujo.
Algunas mesas se pueden cubrir con telas más pesadas, como tela de tapicería o damasco. La tela puede caer con ricos pliegues que muestren su dibujo y textura.

Manteles circulares
Las mesas pequeñas pueden cubrirse con faldas largas. Sin embargo, las mesas redondas de comedor, al igual que las rectangulares, tienen mejor apariencia con manteles que no cuelguen más de 30 cm. El mantel quedará mejor si se hace de una sola pieza de tela que de varios trozos unidos entre sí.

Manteles individuales
Los manteles individuales a menudo se utilizan para ahorrar lavados y aportar un aire festivo a cualquier ocasión. Pueden resultar muy atractivos, especialmente si se hacen a juego o en contraste con las servilletas. Cuando planee el color y el diseño de sus manteles individuales, piense en la presentación de toda la mesa en conjunto, incluyendo platos, cubiertos, servilleteros, vasos, flores y, por supuesto, la comida que se servirá.

 

Comentarios

No hay mas respuestas