Restaurar un mueble ante otros tipos de manchas

Publicado el 2 julio 2013
Archivado en Ader | 1 comentario

Las manchas ocasionadas por grasas o aceites pueden desaparecer si utilizamos, con sumo cuidado, benzol, bencina o gasolina. El modo de empleo es bien sencillo: impregnaremos un trapo de algodón con cualquiera de esas substancias y frotaremos, con delicadeza, la superficie objeto de nuestra preocupación. Es preciso ser muy cuidadoso, cabe insistir, a la hora de usar esos productos, ya que cualquiera de ellos podría llegar a atacar las colas que se hayan empleado en la fabricación del mueble. Por eso, en caso de que las piezas manchadas sean piezas chapeadas o incrustadas, es preferible extender una gruesa capa de, talco sobre la grasa o el aceite y cubrirla, a continuación, con varias capas de papel higiénico. Una vez hecho esto, procederemos, con una plancha, a calentar el papel; algunos profesionales recomiendan sea usada previo ajuste para el planchado de lana. El talco y el papel absorberán la grasa. Repita la operación si es necesario. En lugar de talco puede utilizarse tierra de bataneros (que es una greda o arcilla muy arenosa).

mancvhas

Los alcoholes, perfumes o medicinas dejan señales blancas sobre las superficies barnizadas y sobre la goma laca. El único tratamiento realmente eficaz consiste en volver a barnizar, porque la mayoría de los barnices son solubles en alcohol. Grosso modo, para barnizar con goma laca (sustancia que exudan algunos árboles asiáticos) podemos seguir los siguientes pasos:

—lijamos hasta que la superficie quede perfectamente lisa;

—desempolvamos con un trapo ligeramente humedecido;

—envolvemos una bola de algodón en un trapo que no suelte pelusa (un pañuelo puede servir);

—una vez obtenida la muñeca —que así es corno se lama esa envoltura— untamos sobre ella polvo fino de piedra pómez y, así, frotamos la superficie que queremos tratar. El objeto no es otro que sellar el poro de la madera (para llevar a cabo esa tarea correctamente procederemos en círculos gradualmente crecientes de manera que acabemos pasando sobre la veta en todas direcciones). Un consejo: no es preciso presionar hacia abajo. Para hacer que se adhiera el polvo de pómez añada unas gotas del barniz, pero no demasiadas;

—ha llegado el momento de aplicar el barniz. Para ello, usaremos una muñeca limpia con la que trazaremos, presionando suavemente, ochos alargados:

—si la muñeca se pega, habremos de lubrificarla con una o dos gotas de aceite de linaza cocido.

Comentarios

Una respuesta para “Restaurar un mueble ante otros tipos de manchas”

  1. Restaurar un mueble ante otros tipos de manchas II | Decoración viva on julio 3rd, 2013 18:44

    […] Puedes leer la primera parte aquí: Restaurar un mueble ante otros tipos de manchas […]

No hay mas respuestas