Restaurar un mueble ante otros tipos de manchas II

Publicado el 3 Julio 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Puedes leer la primera parte aquí: Restaurar un mueble ante otros tipos de manchas

Cabe la posibilidad de que, después de haber imprimido algunas capas de barniz, aparezcan defectos causados por una distribución irregular. Un sencillo pulido puede acabar con ellos. Para llevarlo a cabo usaremos el grado más fino de papel de lijar al agua, pero lo utilizaremos con aceite de linaza, en vez de con agua. El modo de empleo no encierra misterio alguno: colocaremos el papel alrededor del taco de lijar, lo untaremos con aceite de linaza o aceite mineral y, entonces, aplicaremos la lija con presión suave y uniforme trabajando en la dirección de la veta;

— para acabar, enjugaremos cualquier exceso con una gamuza o esponja natural seca. Luego podemos aplicar más capas de barniz y, desde luego, podernos seguir puliendo si lo estimamos necesario. Obtendremos así un acabado extraordinariamente brilllante. Una vez éste parezca grueso y uniforme, podemos considerar que el trabajo está casi acabado.

—para rematar la faena, y una vez hayamos dejado transcurrir 24 horas —para que se seque la última capa—, haremos una muñeca limpia y untaremos en ella alcohol desnaturalizado. A continuación, frotaremos con la muñeca, ligera y rápidamente, la superficie objeto de nuestro trabajo. Conviene trazar ochos con la muñeca, y más adelante desplazarla hacia adelante y atrás. En esta última ocasión, presionaremos más, siempre siguiendo, es preciso no olvidarlo, la dirección de la veta. Esto dará a la superficie el alto brillo deseado.

otras macnhas

—Las manchas de tinta pueden ser combatidas con mantequilla. En primer lugar, restregaremos la mantequilla hasta lograr que penetre en la madera. A continuación, y dado que —como todo el mundo sabe— el secreto está en la masa, añadiremos a la mantequilla un poco de ceniza muy fina (que no sea de tabaco), y amasaremos con el dedo hasta formar una solución espesa. Aplicaremos la solución y con una hoja de afeitar eliminaremos suavemente la pasta sobrante, sin dañar la superficie.

Comentarios

No hay mas respuestas