¿Que he de hacer para lograr un buen encolado?

Publicado el 10 Junio 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Para fabricar muebles, los clavos, los tornillos y modernos sistemas de encaje y ensamble sustituyen ventajosamente a las colas. El uso de pegamentos naturales es otra excelente alternativa, dado que —quede claro— no todas las substancias adhesivas que ofrece el mercado son dañinas. Durante miles de años, muebles y otros enseres fueron fabricados con colas naturales. En muchos casos durante muchos siglos, sillas, mesas o armarios han aguantado firmes el paso del tiempo. Está empíricamente demostrado, pues, que no se trata de ineficacia. Seguramente son otros los motivos que han conducido a las sociedades desarrolladas a emplear sistemas de ensamble basados en el uso de colas peligrosas. Porque lo cierto es que hay otros sistemas de unión de piezas de madera —clavos, tornillos— y hay otras colas. Desgraciadamente, no todos los fabricantes de muebles optan por los otros sistemas de ensamble y tampoco le resulta fácil al consumidor hallar esas otras colas.

cola

De cualquier modo, si finalmente nos vemos obligados a adquirir una cola que incluya estas sustancias, habremos de extremar las precauciones en la hora del manejo. El efecto que ejerce la inhalación de determinados pegamentos sobre el sistema nervioso del ser humano es buena prueba de que el producto frente al que nos hallamos no es, ni mucho menos, inocuo. Es preciso, por eso, seguir al píe de la letra las instrucciones que señala cada fabricante en cada uno de sus productos. Más allá del modo de empleo recomendado, la madera que vayamos a encolar debe estar seca y perfectamente limpia. Si está húmeda, la dejaremos secar tanto tiempo cuanto sea necesario. Habitualmente, basta con encolar una superficie, pero si es muy absorbente conviene aplicar la sustancia adhesiva sobre las dos. Si vamos a utilizar cola blanca, procederemos con pincel sobre las áreas pequeñas y con espátula dentada sobre las mayores. Podemos eliminar la cola blanca superflua con un trapo humedecido en agua. Si las uniones que hemos ejecutado mediante la aplicación de cola no las hemos reforzado con clavos o tornillos, conviene que usemos sargentos, cárceles o gatos para que las dos piezas del ensamble estén bien prietas durante el tiempo que dure el secado.

Comentarios

No hay mas respuestas