Preparar la estancia para empapelar

Publicado el 13 agosto 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Lógicamente, lo primero es (no me despreciéis por decirlo) quitar cuadros, estanterías y otros bonitos adornos que convertirían el empapelado en una obra de ingeniería civil. Taparemos agujeros y fisuras y limpiaremos en seco las paredes. Protegeremos el suelo con papeles de periódico, para que no se manche con las salpicaduras de la cola (en los primeros rollos más que salpicaduras, tendrás oleadas de cola).

Cortar y encolar el papel

Extiende con cuidado el fleje (una cinta metálica parecida a los metros enrollables) y colócalo sobre la mesa en la que vayas a trabajar. Si la mesa es buena no lo hagas, pero el fleje hay que clavarlo con unas tachuelas porque nos servirá de apoyo al colocar los rollos en la tabla. Cortaremos el rollo de papel a la altura necesaria, dejando unos 10 cm de más arriba y abajo, por si las moscas. Para hacerlo, mediremos y marcaremos la línea de corte, lo colocaremos sobre el filo del fleje y pasaremos el cutter sobre la línea marcada. Luego le daremos la vuelta al papel, lo tenderemos sobre la mesa, pondremos algún peso para que no se nos enrolle de repente, y encolaremos el reverso con el pincel. Lo haremos desde el centro hacia los lados sin ponernos tacaños con la cola; o sea, cubriendo bien toda la superficie, de manera que no queden zonas mal pegadas. Como el pliego es largo, podemos ir doblándolo sobre sí mismo; tendremos más espacio y el papel se empapará más de cola. Cuanto más se empape, menos burbujas tendremos al colocarlo.

empapelar (1)

Comentarios

No hay mas respuestas