Adquirir unos electrodomésticos a precios de Andorra

Publicado el 2 diciembre 2013
Archivado en Javier | Comentar este artículo

En la tienda online AndorraFreeMarket se pueden adquirir electrodomésticos a buen precio. Además, los electrodomésticos Andorra de esta tienda están avalados por su calidad, tecnología y modernidad. El lema Andorra comprar saldrá muy beneficioso en este caso.

9Así, desde casa y de forma cómoda pueden adquirir, frigoríficos, secadoras, congeladores, hornos, utensilios electrónicos para la cocina, calentadores de agua microondas, lavadoras cocinas, lavavajillas, aspiradores, cafeteras, tostadores, etc. Toda una amplia gama de productos asequibles a cualquier hora desde nuestro hogar.

En primer lugar, si se necesita una lavadora se puede apostar por la ZKN-7124 ZANUSSI por 553,61 euros (IVA incluido). Esta lavadora cuenta con control de energía, clase de eficiencia de energía C, lavado y consumo de energía a 1.19 y consumo energético de 2200 W. Asimismo su tipo de carga es de frente, la clase de lavado es la A, la capacidad de cargo es de ocho kilogramos y la máxima velocidad de centrifugado es de 1.200 RPM. Una lavadora que lo tiene todo para cumplir con las exigencias del usuario.

Por otro lado, si se desea comprar un frigorífico te recomiendo optar por el RB29FERNDWW SAMSUNG, uno de los mejores electrodomesticos Andorra de este tipo con un buen precio de 389,33 euros (IVA incluido). En este frigorífico llama la atención su compresor Digital Inverter de Samsung que ajusta de forma automática su velocidad entre cinco niveles a las demandas de frío del entorno. Esto conlleva que este frigorífico mantenga una temperatura constante, reduciendo el molesto ruido (solamente 40 dB) y aumentando su durabilidad. Este frigorífico es amplio, moderno, útil y es una apuesta segura para cualquier cocina.

Estilo y decoración

Publicado el 16 noviembre 2013
Archivado en Javier | 1 comentario

¿Qué es el estilo? ¿Qué es la decoración? ¿Se complementan? ¿Se contraponen?

Ambas ideas las pensamos conjuntamente. Pero parece claro que el estilo se encuentra dentro del mundo de la decoración, como una parte de ella. El estilo se tiene o no se tiene. Y es también evidente que no sólo corresponde al ámbito de la decoración ya que podemos aplicar dicho término a casi todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana. Hay personas con estilo y otras que no tienen ninguno.

El estilo es la culminación del buen gusto, es la perfección formal y creativa y une la corrección con la creatividad y originalidad. Es una meta a la que muy pocos llegan y puede ser considerado como un objetivo vital de enorme importancia ya que uno está dispuesto a renunciar a muchas cosas pero, ¿es posible renunciar al estilo?

lamparas-retro-y-escultoricas-que-marcan-tendencia_slideshow_principal

Yo me considero una persona con estilo y eso significa que haga lo que haga todas mis acciones van a resplandecer por encima de las cualquier otro, no porque vayan a ser superiores, sino porque van a dejar siempre patente mi identidad.

¿Tú tienes estilo?

Y si arreglamos el cuarto de baño

Publicado el 30 septiembre 2013
Archivado en Clara | Comentar este artículo

El cuarto de baño tiene que tener unos niveles de aseo aceptables. Esta, junto a la cocina, son los 2 lugares de la casa con más probabilidades de infecciones por no mantener un cuidado mínimo. Desde procurar que nuestro cuarto de baño tenga una ventilación adecuada para evitar que la humedad se acumule y también los malos olores, hasta su limpieza y mantenimiento.

Amplia estas ideas, encuentra   más información en la web de Securibath.

La mayoría de cuartos de baño se componen por: Sanitarios, grifos, lavabos, ducha y no menos importante, espejos. Cambien pueden entrar los muebles de baño pero esta vez sera algo más general.

bañosLo primero, es tener una limpieza y mantenimiento adecuados con los grifos y lavabos. Su limpieza es relativamente sencilla. Basta con limpiarlos con agua y detergente aplicándolo con una esponja. Si se desea una limpieza un poco más profunda, se puede usar una esponja húmeda con un poco de bicarbonato de sosa.

Sanitarios

Con la limpieza de los sanitarios no se puede titubear. Es recomendable limpiarlo a diario y, si es posible, elegir 3 días de la semana para una limpieza más profunda. No es una tarea muy difícil, basta con lavarlos con abundante agua y lejía o algún producto especial (los detergentes químicos con lejía son muy recomendables).

Si ve que sus sanitarios tiene manchas amarillentas y no salen con una esponja normal, puede probar a espolvorear un poco de sal gruesa, añadiendo vinagre caliente sobre la zona amarilla. Después frote con suavidad la zona con una esponja y aclárelo con abundante agua.

Si el color amarillo se debe al paso de los años, lo puede recuperar usando esencia de trementina mezclada con sal y aplicándolo con una esponja.

 

Mejorar el interior de casa

Publicado el 20 septiembre 2013
Archivado en Clara | Comentar este artículo

Muchas veces nos empeñamos en decorar la casa nosotros mismos, pero a la hora de la verdad nos damos cuenta de que no tenemos el gusto suficiente para hacerlo o no lo sabemos hacer bien.

Si quieres que tu casa quede bien decorada, lo mejor es que llames a unos interioristas, los cuales te asesoran sobre lo mejor partiendo de la luz que entra en tu casa, su tamaño, las personas que viven en ella o tus gustos.

 decoracionviva

Decorar no es sólo poner cosas en uno o en otro lugar, sino poner objetos que no molesten, que queden bien y que hagan que estar en la casa sea más agradable, que al fin y al cabo debería ser el objeto de toda decoración.

Una parte importante de la decoración es la pintura. Por eso, si te gastas dinero para contratar a un profesional de la decoración, deberías hace lo mismo con la pintura y llamar a una empresa de pintores.

Pintar parece fácil, pero sólo un pintor profesional conoce los últimos tipos de pintura, cómo tapar una imperfección en una pared o los problemas que le puede presentar el material con que los albañiles revistieron los muros de tu casa.

No tomes la factura de estos profesionales como un gasto sino como una inversión. Una buena decoración y una buena pintura te pueden durar años, y además darán valor a tu casa si un día decides venderla.

Si decides decorar y pintar tu casa, puedes visitar los links que acompañan a este artículo, ya que en ellos encontrarás a los mejores profesionales de ambos ramos. 

¿Cómo tratar metales que se hallen a la intemperie? II

Publicado el 29 agosto 2013
Archivado en Ader | Comentar este artículo

Un clásico de la intemperie: ¿cómo he de reparar el mobiliario metálico de la terraza?

Si tenemos en el jardín o en la terraza un banco victoriano de hierro fundido, o una simple silla de metal, el problema del óxido, dadas las formas retorcidas de algunos de estos muebles, puede acarrearnos buenos quebraderos de cabeza. Una manera eficaz de enfrentarse a un objeto como el descrito puede ser la que a continuación explicamos:

— para quitar las partículas sueltas, utilizaremos un cepillo de alambre rígido: usaremos el cepillo muy cuidadosamente, sobre todo a la hora de aproximarnos a rincones y entallas;

— si la herrumbre está muy agarrada, podemos utilizar, con exquisito cuidado, un cuchillo viejo o un cincel;

— para quitar el óxido rebelde, aplicaremos aceite de parafina con un paño. Y lo haremos de la siguiente manera: empaparemos la zona Con el aceite de parafina durante unos días. Una vez consideremos que el aceite ha hecho todo el efecto posible, frotaremos el objeto con papel de esmeril o polvo de esmeril para proporcionar un agarre a la imprimación;

— si al objeto se le ha aplicado un desoxidante y desea usted guardarlo sin pintar, será necesario sellar el metal.

Para ello, para sellar la superficie del mueble contra la acción del oxígeno, cubriremos el objeto con una aplicación gruesa de vaselina o aceite mineral (para artículos que hayan de utilizarse en el interior) o fabricaremos, nosotros mismos, la siguiente solución: 57 gramos de trípoli, 28 gramos de jabón blando y suficiente ácido oxálico para hacer una pasta espesa. Aplicaremos tres capas de esta substancia, dejando secar el pulimento durante 24 horas entre cada capa;

después de eliminar todas las trazas de óxido, pintaremos el objeto con una pintura antióxido. Ésta se presenta corrientemente de un color rojo oscuro, pero es aceptable también una imprimación universal blanca. La aplicación en aerosol no es recomendable pues se desperdicia mucho durante la aplicación. Si aplicamos el antióxido con una brocha, deberemos cercioramos de llegar a todos los rincones y hendiduras y de no sobrecargar la brocha;

— finalmente, es conveniente aplicar al menos dos capas de pintura especialmente pensada para exteriores que cubrirán la pintura antióxido y proporcionarán una protección máxima. Entre capa y capa lijaremos con papel de esmeril y desempolvaremos siempre, una vez hayamos lijado, antes de aplicar la capa siguiente

metalesin

Consejos para tratar (y limpiar) los metales

Publicado el 28 agosto 2013
Archivado en Ader | Comentar este artículo

El cobre.

— Más allá de las substancias limpiadoras que comercializan los establecimientos especializados, podemos fabricar en nuestra propia casa un producto que también resulta eficaz en la lucha contra la suciedad que afecta a veces al cobre. La manera de elaborar la solución en cuestión es la siguiente: tomamos 30 gramos de óxido de hierro y 85 gramos de piedra pómez molida (polvo pómez); a continuación, añadimos poco a poco el ácido oleico que haga falta hasta formar una pasta;

— una vez obtenida la solución, la aplicamos sobre la superficie sucia con una almohadilla de algodón —una brocha de afeitar también puede servir—;

— finalmente, enjugamos la humedad con un trapo limpio;

— otra forma de atacar la suciedad del cobre consiste en frotar la superficie afectada con caldo de col agria o zumo de limón; a continuación aclaramos con agua muy caliente y finalmente frotamos el objeto en cuestión para secado y pulirlo.

limpiar cobre

¿Cómo tratar metales que se hallen a la intemperie?

Publicado el 28 agosto 2013
Archivado en Ader | Comentar este artículo

Consejos generales
—En primer lugar eliminaremos los depósitos ligeros de oxido flotando con un estropajo metálico o con un papel abrasivo mojado en aguarrás. Si el óxido es abundante y la superficie del metal está picada, usaremos bien un cepillo normal de alambre, bien un cepillo circular adosado a una taladradora mecánica;

—contra las partículas flotantes, el uso de gafas protectoras siempre está recomendado. Una mascarilla que evite la inhalación directa de esas partículas, que evidentemente no benefician nuestra salud, tampoco está de más;

—si hay sitios demasiado profundos o demasiado curvados para el cepillo —si no alcanzamos, en fin, esos rincones que parecen esquivos a cualquier cosa menos al óxido—utilizaremos cualquier desoxidante fosfórico. Para sacarles un máximo rendimiento, será preciso entonces seguir al pie de la letra las instrucciones de uso que recomiende el propio fabricante. Del mismo modo, si la pieza metálica presenta superficies grabadas, que podrían resultar dañadas si frotásemos sobre ellas, optaremos por la inmersión del objeto en cuestión —si ello es posible—en un recipiente de plástico lleno de desoxidante. Algunos productos pueden atacar determinados metales: una simple lectura —de las instrucciones de uso—, un breve repaso, a las contraindicaciones, pueden sacarnos de dudas y evitar inútiles dispendios o comentarios insufribles: ha sido peor el remedio que la enfermedad;

— si apareciesen depósitos de grasa tras aplicar el producto desoxidante elegido, habría que proceder a limpiar las zonas que lo demanden con aguarrás y estropajo de alambre. Una vez limpio y seco el metal, aplicaremos otro producto: tapaporos. Para uso exterior general, muchos profesionales recomiendan el empleo de tapaporos de plombato cálcico, minio o fosfato de cinc (para uso interior resulta más apropiado el uso de tapaporos de fosfato de cinc, o de óxido rojo). Conviene prestar una atención especial a las grietas y sujeciones, y también a los bordes afilados y esquinas, donde con frecuencia aparecen los primeros síntomas de la oxidación.

metales1

Consejos para trabajar con corcho II

Publicado el 27 agosto 2013
Archivado en Ader | Comentar este artículo

Lee la primera parte aquí: Consejos para trabajar con corcho I

A continuación, rellenamos con masilla —autonivelante— las desigualdades que presente la superficie desnuda. Hay productos en el mercado que han sido ideados para autonivelarse. Según el estado del soporte que haya quedado al aire, podremos aplicar una o dos capas de este producto (hasta seis centímetros como máximo). Deberemos aguardar algún tiempo —el que recomiende el fabricante: pueden ser varios días— hasta que la superficie esté dura:

— una vez preparada la superficie, la instalación debe ser ejecutada siguiendo la siguiente regla general: empezaremos siempre desde el centro de la habitación e iremos progresando en todas direcciones, y no viceversa;

-para colocar una baldosa sobre un obstáculo —un interruptor de electricidad, por ejemplo resulta muy útil una plantilla de cartón. Para confeccionarla, no será preciso más que medir el obstáculo en cuestión y cortar el cartón atendiendo escrupulosamente las medidas obtenidas. Una vez hecho esto, comprobaremos la certeza de nuestra medición comparando la plantilla de cartón con su referente —el interruptor, en este caso—. Si una y otro son idénticos, no cabe más que colocar el cartón

-una gama de texturas, colores y acabados que cabría calificar de sumamente amplia. Así, encontramos corchos prefijados — pero no acabados— que se oscurecen si los barnizamos; hallamos también corchos blandos, granulados y aislantes, que se desmenuzan fácilmente, pero que sirven perfectamente para aquello para lo que fueron concebidos: aislar (son colocados en entramados y posteriormente cubiertos con enmaderados decorativos, por ejemplo); encontrarnos, así mismo, corchos con revestimientos de plástico, otros con revestimientos de cera… En fin, de casi todo.

corcho3

El corcho —material hasta hace muy poco tiempo completamente desconocido para el bricolaje— por muchas razones. Se trata de un producto natural, un producto que apenas exige transformación. Nos hallamos, además, frente a un material aislante cuyo uso no entraña riesgo alguno para la salud (el amianto, otro material aislante, ha sido recientemente prohibido por el gobierno francés —I de enero de 1997— por su extraordinaria peligrosidad: según el Instituto Nacional de la Salud de Francia, hasta 2.000 personas mueren cada año víctimas de la inhalación de las fibras que se desprenden de ese material). Nos encontramos, asimismo, ante un producto que, desde un punto de vista estrictamente económico, resulta rentable en grado sumo. Y resulta tan rentable porque, por una parte, no es caro, y por otra, potencia el ahorro, dadas sus virtudes aislantes. Menos frío en invierno equivale a menos calefacción, y menos calefacción, a menos gasto. Si tenemos en cuenta, además, que es fácilmente manejable, nos hallamos probablemente ante una de las propuestas más asequibles —entiéndase en todos los sentidos— que puede hallar el consumidor.

El mundo de los metales

Publicado el 26 agosto 2013
Archivado en Ader | Comentar este artículo

Es preciso reconocer que, tradicionalmente, el aficionado al bricolaje se ha mantenido —casi como si de un tabú se tratase—muy alejado del trabajo con metales, a diferencia de lo que ha ocurrido, por ejemplo, con las labores en las que la madera era la materia prima. Este hecho quizá sea relativamente comprensible si tenemos en cuenta que la herrería exige el empleo del fuego, un elemento que, todavía hoy, miles de arios después de haber sido dominado, continúa inspirando en los hombres miedos y recelos: más —si cabe— cuando ha de ser manejado en el seno del hogar.

Y es que, tanto para soldar como para forjar, el calor —el fuego— son aún imprescindibles. La carestía de algunos de los equipos que el aficionado necesita a la hora de abordar determinadas tareas ha sido otro de los lastres que han frenado el desarrollo del bricolaje del metal, un bricolaje que, ciertamente, exige más energía que el trabajo con la madera o la albañilería.

metales

Sea como fuere, y habida cuenta de que actualmente hay piezas, muebles y remates metálicos en cualquier hogar, debemos abordar, al menos, algunos de los problemas que más frecuentemente afectan a los metales: desde la sencillez, y también desde la asunción de nuestras propias limitaciones, sin grandes pretensiones, pero con la certeza de que para vivir mejor es preciso saber, por lo menos, cómo conservar lo bueno que tenemos.

Por eso, a lo largo de los próximos posts, vamos a abordar, fundamentalmente, el mantenimiento y la mejora —tanto funcional como estética— de todos aquellos metales con los que, con tanta frecuencia, convivimos. Y al final, si les parece, dedicaremos algunas líneas al fuego, que no siempre es mal compañero.

Consejos para trabajar con corcho

Publicado el 26 agosto 2013
Archivado en Ader | 1 comentario

A continuación, algunas recomendaciones que os pueden servir para trabajar más cómoda y eficazmente una materia prima que, todo sea dicho, es muy manejable.

— Podemos manipular el corcho con herramientas de muy fácil manejo: las más apropiadas para cortar este material serían las cuchillas —también denominadas cuters—, las limas, los papeles abrasivos y las chairas (que son cuchillas que suelen usar los zapateros para cortar la suela y que también resultan muy útiles a la hora de trabajar este material);

— algunos profesionales recomiendan, para pegar las planchas o baldosas de corcho, colas de contacto con base de agua (la consulta en la ferretería nunca está de más a la hora de tomar una decisión);

-debido a su porosidad, el corcho es fácilmente coloreable, lo que, en determinados casos, puede suponer un inconveniente. Contra esa cualidad, podemos emplear determinados tratamientos superficiales. La aplicación de ciertas ceras y barnices protectores puede bastar. Las más de las veces, sin embargo, no serán precisas estas medidas de protección, dado que el fabricante suele prevenir tal contingencia tratando previamente los corchos;

— tal y como ocurre con los tableros de madera o fibra, resulta conveniente —y revelador— dejar las baldosas con las que vayamos a cubrir un suelo o una pared, durante 48 horas, en la habitación en la que vayan a ser instaladas. De esa manera, el corcho se equilibrará higrométricamente (o lo que es lo mismo: tendrá tiempo suficiente como para asumir y encajar la humedad ambiental). Así, no nos llevaremos sorpresas desagradables —retracciones o dilataciones— una vez hayamos concluido la instalación;

— ésta debe ir precedida de una labor concienzuda de limpieza y desempolvado. La adhesión depende de esa circunstancia: así de sencillo;

– si pretendemos colocar baldosas de corcho sobre parqué, habremos de desengrasar primero éste (no hace falta extraerlo). Alquilar una lijadora pesada puede facilitar tamaña tarea. Lo importante es que la capa de barniz desaparezca completamente. La moqueta, las baldosas de plástico, el vinilo o el linóleo deben desaparecer también. Para ello, aplicaremos un producto que contenga el solvente apropiado para la cola que se usó a la hora de adherir el revestimiento precedente. Una vez desmontado, procederemos a lijar, como en el caso del parqué, con una máquina apropiada. Y una vez hayamos alisado la superficie, aspiraremos el polvo creado;

corcho2

« volverSigue buscando »