Otras formas de unir madera

Publicado el 23 mayo 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Hay varios sistemas de ensamble cuya elaboración entraña más dificultades para el aficionado: la unión de cola de milano es una de las más firmes pero, a la vez, una de las que requieren más habilidad. Cabe mencionar las ensambladuras de caja y espiga y las uniones con clavijas.
Para llevar a cabo las primeras —caja y espiga—, un extremo de una de las dos piezas que vamos a unir debe ser trabajado hasta que quede convertido en una especie de cilindro —o penetrante similar—de madera. El cilindro —o similar— acabará embutido en la otra pieza de madera, donde habremos practicado un orificio igualmente cilíndrico —o similar— (los travesaños de muchas sillas y mesas son unidos así a las patas de las mismas, por poner un ejemplo).

madrea1

Las uniones con clavijas son muy comunes en carpintería. Las clavijas o mechas son tacos de madera dura, que se presenta generalmente estriada, para facilitar el escurrido de la cola sobrante. El diámetro de las clavijas no debe exceder un tercio del grosor de las piezas en que van a integrarse. El enclavijado suele hacerse en diversos tipos de unión, en T, L o X, e incluso se puede utilizar para reforzar uniones a tope.

Comentarios

No hay mas respuestas