Nudos en la madera

Publicado el 8 julio 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Son aquellas partes del tronco del árbol de las que salen las ramas. Habitualmente, los nudos no constituyen más que una molestia en las maderas verdes (las que están sin curar), fundamentalmente, porque son zonas que suelen experimentar movimientos, fruto de la humedad o de la extrema sequedad del ambiente en la que se encuentra el mueble en cuestión. A veces, sin embargo, aparecen mucho después, cuando levantamos las substancias protectoras que rematan los muebles: barnices, por ejemplo.

— Una receta apropiada para sellar los nudos que rezumen resinas es la siguiente: disolvemos 141 gramos de goma laca y 28 gramos de sandáraca (resina amarillenta que se saca del enebro) en 568 centímetros cúbicos de alcohol desnaturalizado (alcohol metilado). Colamos la solución resultante a través de un cedazo de malla de alambre Una vez hecho esto, con una brocha vieja, aplicamos la substancia obtenida sobre el nudo en cuestión y también sobre la zona circundante. Una alternativa que puede resultar mucho más cómoda para el aficionado a la restauración consistirá en utilizar un producto sellador ya preparado. Pero aún queda otra alternativa: permitir que la madera se exprese en libertad.

nudos de madera

Desconchado de barniz

Si el problema es que se ha desconchado el barniz, lo que podemos hacer es aplicar varias capas de esa substancia allí donde falte (con un pincel fino) para formar una capa final más espesa que el acabado original. Después puliremos el sobrante con un papel de lija fino y aplicaremos una última capa.

Comentarios

No hay mas respuestas