Marcos y portales

Publicado el 5 agosto 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Los marcos

Cuando se haya secado la pintura de la puerta, puedes abrirla y empezar a pintar el marco. Hay algunos esforzados de la ruta que tienen la santa moral de quitar la puerta (con lo que cuesta eso). Pero vamos, yo me he pintado unas cuantas puertas sin moverlas de sus goznes.

En fin, ya puestos, pintaremos primero el marco de arriba y luego los laterales, como siempre, de arriba abajo. Haremos lo mismo en el otro lado y, por último, remataremos con los cantos. Ten mucho cuidado al pintar los vértices para evitar los pegotes y los cambios de tono de la pintura. pintaremos desde arriba hacia abajo, comenzando por el tablero superior, o el respaldo, si es una silla, y acabaremos por las patas. Cuando trabajemos con un mueble pequeño, podemos colocarlo sobre una mesa bien protegida. Si el mueble es grande, nos tocará agacharnos y colocarnos en posturas inverosímiles para repasar las patas y rincones inferiores. Si estamos pintando un mueble de hierro, debemos aplicar antes una capa de antioxidante, especialmente si van a estar al aire libre. Si estás en plan vago (o si eres directamente un vago vocacional), puedes comprar algunas pinturas que llevan el antioxidante incorporado.

marco de puerta

Pintar portales y verjas exteriores

Lo primero que hay que hacer es lijar. Tienes dos opciones: el papel de lija (contracturas seguras) o colocar cepillos de cerdas metálicas en el portabrocas de tu taladradora. Yo te recomiendo la segunda opción, siempre y cuando te pongas las gafas de seguridad y una mascarilla para no terminar teniendo los dientes de un tono rojizo que favorece muy poco. Si no tienes taladradora pues lo siento, porque tendrás que empezar a lijar de arriba abajo por el marco. Luego envolverás cada reja con el papel de lija, cerrarás el puño y harás como que tocas la zambomba. En fin. No es muy elegante la cosa, pero deja los hierros preparados para aplicar una o dos capas de antioxidante antes de pintar.
Una vez hecho esto, nos queda lo más «fácil». Pintaremos tal como os he explicado, siempre de arriba abajo (siento ser un sinapismo) y aplicando una capa espesa. Si tenemos la mala suerte de que la reja esté forjada con adornos, debemos usar primero una brocha pequeña para pintar las partes interiores de estos bonitos recovecos.

Comentarios

No hay mas respuestas