Limpieza de los suelos II

Publicado el 1 marzo 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

La primera parte la puedes ver aquí:  La limpieza de los suelos

Madera, parquet o corcho Lo más habitual es que si tiene en su casa este tipo de suelos estén barnizados. Si es así, lo puede lavar de vez en cuando con una fregona bien escurrida o bien un trapo húmedo en agua y su limpiador específico para maderas. Sus suelos recuperarán el brillo usando aceite de linaza disuelto en alcohol de quemar a partes iguales. Extiéndalo bien y elimine los restos con unas bayetas reservadas a tal fin. Si la madera de sus suelos no está barnizada, deberá utilizar trementina. Encérela después con el fin de protegerla de futuras manchas.

Manchas típicas

Si se le ha derramado café recientemente sobre su suelo de madera protegida, pase un trapo humedecido con agua jabonosa caliente. Ahora bien, si el café ha penetrado en la madera frote la mancha con una muñequilla con agua oxigenada de 20 volúmenes pura y deje que se seque, o bien utilice un papel de lija suave o lana de vidrio fina. Posteriormente, debe de encerar para proteger de nuevo la madera.
Si se le ha derramado la cera de las velas que encendió el otro día en su salón sobre su suelo de madera encerada, rasque con suavidad la cera con el filo de un cuchillo. A continuación, frote con un papel de lija muy fino o con tela esmeril, también fina. Encere de nuevo.

Para la cera de las velas en un suelo de madera barnizada no es recomendable en absoluto rascarla, puesto que se arriesgaría a rayar a su vez el barniz. Será mejor que intente que se funda con agua muy caliente. A continuación pula la madera frotando con un paño suave.
El aceite de linaza es un buen aliado para recuperar el brille perdido de sus suelos de madera.

Comentarios

No hay mas respuestas