La combinación de colores

Publicado el 27 Diciembre 2012
Archivado en Ader | Salir del comentario

En las combinaciones de color, debe considerar si desea que el resultado final sea luminoso o más íntimo. Para lograr una buena armonía es bueno conocer unos cuantos principios básicos de la teoría del color y comprender el modo en que influyen entre sí los distintos colores cuando se utilizan en interiores.

Contrastes de color
Los colores situados en lados opuestos del círculo cromático, como por ejemplo el verde azulado y el rojo anaranjado, contrastan fuertemente. Estos colores, conocidos como complementarios, luchan por dominar y chocan si se utilizan sus intensidades «puras». Sin embargo, pueden incorporarse a una combinación decorativa bien sea utilizándolos en proporciones muy desiguales o bien variando uno o ambos colores hacia tonos más claros u oscuros. Entonces se puede avivar toda la escala de colores introduciendo sólo unos cuantos toques de color que contrasten vivamente.

Variaciones tonales
Las formas puras de cada uno de los colores primarios, secundarios y terciarios pueden modificarse para crear un enorme surtido de variaciones tonales simplemente añadiendo diferentes cantidades de blanco o negro. Sin embargo, las variaciones tonales suaves son las que producen combinaciones de color que armonizan mejor en una habitación. Por ejemplo, una gama pálida de azules y azules verdosos combinarán muy bien entre sí.
Si busca contrastes fuertes de color entre lados opuestos del círculo, utilice tonos más claros o más oscuros de uno o de ambos colores. Como norma general, los tonos claros producen armonías sutiles y los oscuros, resultados más atrevidos.

Colores cálidos y fríos
A un lado del círculo de los colores se encuentran los colores «cálidos»: rojo violeta, rojo, rojo anaranjado, naranja, amarillo anaranjado, amarillo. En el otro lado están los colores fríos: amarillo verdoso, verde, verde azulado, azul, violeta azulado y violeta. Los colores del mismo lado del círculo armonizan de manera muy clara, mientras que una mezcla de tonos cálidos y fríos puede producir resultados chocantes.
Optar por un color cálido o frío dependerá del ambiente que se desee crear. Los colores cálidos suelen ser vivos y apasionados; los fríos crean, en cambio, ambientes tranquilos y relajantes. El grado de estos efectos depende de la intensidad de los colores que se elijan y de si se utilizan en su estado puro o mezclados.

 

Comentarios

No hay mas respuestas