La armonía de los estampados

Publicado el 12 enero 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Contrastar un solo estampado con un número limitado de colores lisos requiere consideración y planificación. El tamaño, el estilo y los colores del estampado deben seleccionarse con cuidado para que armonicen con el resto de la decoración. Cuando se trata de combinar dos o más estampados que armonizan o que contrastan entre sí, el desafío es mucho mayor. Sin embargo, si sigue unos cuantos consejos, pronto aprenderá a utilizar estampados distintos para crear buenos esquemas decorativos.

Tamaño, forma y color
Existen muchas maneras de elaborar un esquema decorativo con estampados. Mezclar y combinar muchos colores es una cuestión de gusto personal. Por ejemplo, los dibujos pueden tener el mismo tamaño y forma pero distintos colores, como sucede con algunos diseños florales. O pueden tener la misma forma y color pero diferentes tamaños, como con distintos tipos de rayas. O bien pueden tener el mismo color y tamaño pero variar sus formas, como sucedería con una mezcla de formas geométricas y florales.
Quizá el modo más fácil de armonizar estampados es elegir los que tengan el mismo tamaño y dibujo, y difieran sólo en el color. Entonces, sólo hay que elegir colores que contrasten o armonicen. Si desea combinar dibujos pequeños y regulares con otros grandes y atrevidos, ha de relacionarlos mediante el color. Si los colores predominantes de ambos están muy próximos en el círculo cromático, el efecto será bueno.


Un estampado  y decoración dirigido a los pequeños de la casa.

Vivan los contrastes
Coordine o mezcle estampados cuyos colores predominantes sean complementarios, con tonos más claros u oscuros, y que se empleen en cantidades desiguales. Contrastan bien el rojo óxido con el verde oscuro, y el azul oscuro con el naranja.
Los estampados muy distintos, como las flores y las figuras geométricas, pueden también funcionar bien si se relacionan sus colores principales. Como norma general, cuanto más complejo sea el dibujo, más simples han de ser los colores. Para lograr buenos resultados, elija estampados con un solo color principal y pequeñas cantidades de colores vivos que destaquen; o bien estampados con dos colores principales de tonos muy parecidos; o bien mezcle colores complementarios y únalos con tonos neutros.
Pueden obtenerse asimismo resultados agradables coordinando dibujos grandes y llamativos con versiones a pequeña escala de los mismos o similares. Esto funciona muy bien en un dormitorio infantil.

Comentarios

No hay mas respuestas