Elección de los estampados

Publicado el 5 enero 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Al igual que el color, el dibujo puede cumplir diversas funciones. El estampado de revestimientos de paredes puede ser un centro de interés o bien un fondo; también altera las dimensiones aparentes de una habitación. Además, los dibujos disimulan muy hábilmente la forma extraña de una habitación o las irregularidades de las paredes. Las telas estampadas pueden dar nueva vida a viejas tapicerías, y las alfombras y cortinas estampadas pueden ser elegantes y sofisticadas.

A la hora de elegir piense en el modo en que una amplia zona con dibujos complementará o contrastará con los colores ya existentes. Los estampados influyen en el ambiente de una habitación, igual que sucede con los colores; por tanto, empiece por pensar en la función que cumple la habitación. Los motivos grandes y atrevidos —al igual que los colores fuertes y vivos— son intensos y activos, y funcionan mejor en zonas de estar amplias. Los dibujos menudos y suaves —como los colores pálidos— son un fondo menos desafiante.

Deberá también tener en cuenta los colores básicos con los que ha de contrastar y armonizar el estampado. Si los dibujos son pequeños, se verán de lejos como un solo tono. En tal caso, puede utilizar los principios de combinación de colores para decidir si funciona bien con el resto de la decoración.

Un error muy frecuente es el de elegir un estampado demasiado oscuro o recargado. Tenga en cuenta la iluminación y el tamaño de la estancia. Si no está seguro de qué estampado elegir, opte por uno con fondo de color hueso y colores que contrasten suavemente o complementen los de la habitación.

El equilibrio es muy importante. Si la variedad de colores, tonos, dibujos y texturas no es suficiente, la habitación parece falta de vida. Si es excesiva, resulta caótica. Una gama de colores neutros se equilibra con un estampado vivo; si tiene unas cortinas con mucho dibujo y color, elija un revestimiento liso para la pared con un color discreto que predomine en el dibujo.

Recoja ideas

• Organice un archivo de ideas de colores y combinaciones de estampados de recortes de revistas, así como muestras de su decoración actual y de la que se propone realizar. Preste atención a los colores atrevidos que tenga que combinar y lleve las muestras consigo cuando vaya a comprar telas y papeles.

• Recuerde que los colores predominantes de un estampado influyen en el ambiente. Los rojos son cálidos y acogedores; los azules, tranquilos y relajantes; los marrones y naranjas, cálidos; los amarillos son vivos y reflectantes; los verdes proporcionan una sensación de naturalidad, frialdad y amplitud. Los estampados de tonos pálidos y neutros de estos colores actúan como la textura para añadir profundidad e interés.

Comentarios

No hay mas respuestas