El corcho

Publicado el 25 agosto 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

El alcornoque es, probablemente, el árbol más característico del Occidente mediterráneo. Su corteza, el corcho, es extraída durante los meses más calurosos del verano, y constituye, hoy por hoy, uno de los productos más rentables del mercado forestal ibérico. Portugal y España, por ese orden, son los dos primeros productores de corcho del mundo. Este recurso, grueso, ligero y poroso en el tronco del árbol, protege al alcornoque contra las muy elevadas temperaturas estivales mediterráneas. El corcho está constituido por células microscópicas de tejido orgánico, llenas de aire, sin comunicación entre sí, aglomeradas por sustancias resinosas. Para la elaboración de las planchas de corcho se parte de los desperdicios de la industria corchotaponera. Ésta reduce la materia prima a serrín por medio de máquinas ralladoras y molinos especiales. A continuación, el material es esterilizado mediante una corriente de aire muy caliente que sirve para evitar que se desarrollen los hongos y microorganismos, que de otro modo podrían infectar los productos fabricados. El serrín es mezclado con el aglomerante y vertido en moldes. La mixtura es fuertemente comprimida en forma de planchas, que serán enfriadas y secadas en estufas apropiadas.

corcho

Así, si la mayor aplicación del corcho fue, en el pasado, la fabricación de tapones, su utilización como aislante ha ido ganando puestos entre las preferencias del consumidor.

Comentarios

No hay mas respuestas