Desencolados varios

Publicado el 16 Julio 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

—Una vez lograda la desunión, procederemos a limpiar muy cuidadosamente los alojamientos y las mechas o clavijas de los dos elementos de cada ensamblaje: muy cuidadosamente. Para llevar a cabo tal operación podemos emplear una escofina de grano fino o una lima de grano basto. Si los agujeros de encaje son redondos,habrá que recurrir a una lima de cola de rata. Con papel de lija remataremos la eliminación de la cola. Para limpiar la parte interior de los encajes puede resultar útil envolver con papel de lija una varilla redonda o un listón rectangular, según dicho alojamiento sea redondo o de sección cuadrada.

—Si la mecha, la espiga o alguna de las clavijas que constituyen el ensamble presentaran desperfectos, pueden masillarse con una resina apropiada para la madera de que se trate, y de dos componentes. Una vez seca la masilla, se obtiene la forma original del elemento por medio de un limado. Si se trata de una clavija, lo más práctico será reemplazarla por un trozo de varilla del mismo calibre, arrancando aquélla y empotrando ésta.

— Procederemos al encolado de cada uno de los elementos, extendiendo la cola por el interior de los alojamientos (caja o agujero), y, exteriormente, alrededor de los mismos, si la pieza que debe ensamblar se apoya sobre la superficie externa.

— Para acabar, insertaremos las patas, o el elemento que se quiera reparar (pie, apoyo, etcétera) en sus alojamientos respectivos, ejerciendo presión hasta que las piezas ensamblen perfectamente y eliminaremos la cola sobrante.

desencoaldos

Si una pata se mueve y no podemos extraerla completamente (o no conviene hacerlo), nos conformaremos con sacar el elemento macho (espiga o clavija) tanto como sea posible, raspar —cuidadosamente, cabe insistir— la cola vieja, e introducir luego la substancia adherente nueva por las ranuras producidas en el alojamiento, insistiendo con una espátula para que penetre toda la cola.

Comentarios

No hay mas respuestas