Conservación de las herramientas y materiales de pintura II

Publicado el 23 Julio 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Puedes leer la primera parte aquí:  Conservación de las herramientas y materiales de pintura I

Los rodillos que hayamos usado con pinturas acrílicas, los lavaremos con agua y un jabón suave. Lo mejor es que los desmontemos, para no darnos con el palo en el ojo cada vez que los limpiemos. Luego dejaremos que se sequen las hebras (al sol o junto a un radiador) y los guardaremos envueltos en un plástico, de manera que no se llenen de polvo. Las cubetas y rejillas también las limpiaremos a fondo. Para ello utilizaremos un cepillo de cerdas de alambre y una espátula si hay restos de pintura seca.

pintura acrilica

La pintura sobrante

Es impepinable que sobre pintura. No conozco a ningún ser humano que haya dado en el clavo a la hora de calcular la cantidad de botes de pintura que va a usar. Si se trata de pintura acrílica, le echaremos un poco de agua y la removeremos hasta que se mezcle bien. Después cerraremos bien la tapa, calzando firmemente las lengüetas que «abrazan» los bordes del envase.
Con los esmaltes sintéticos usaremos un poco de aguarrás (calcula que hay que echar el equivalente a un 10% de la pintura que te haya sobrado). Lo revolveremos bien y pondremos esa tapa que tanto nos costó abrir. Recuerda que, para que no te quede una capa seca en lo alto, debes guardar el bote boca abajo.

Consejo
Si puedes elegir, lo mejor es que guardes todas las pinturas en un lugar seco y templado. Y ya puestos en plan hachas del bricoestrés, podemos echar un poquito de agua o aguarrás cada cierto tiempo, para que la pintura no se estropee. Si eres capaz de hacerlo, te pago algo 😉

Con todo esto ya estamos listos para ponernos manos a la obra y ¡a pintar!

Comentarios

No hay mas respuestas