Consejos para pintar puertas

Publicado el 4 Agosto 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Depende de cómo sea cada puerta, pero lo más usual es pintar primero toda la superficie con la puerta cerrada. Luego abriremos y pintaremos los cantos y el marco de la puerta. Utilizaremos una brocha plana y adecuada al ancho de cada parte. Como siempre, escurriremos bien la brocha y trabajaremos de arriba abajo y de izquierda a derecha. Si no hemos quitado las manillas, los pasadores y otras partes metálicas, las cubriremos bien con la cinta de papel adhesivo.

Las hojas

Si la puerta no tiene molduras, la dividiremos por secciones (imaginemos que la dividimos en tres partes e iremos pintando una y luego la otra). Empezando por arriba pintaremos una primera mano en un solo sentido y cruzaremos las pasadas en la segunda. Recuerda que los trazos deben ser suaves y que hay que tener cuidado para no dejar pegotes al superponer los bordes de cada pasada. Cuando pintemos una puerta que tenga molduras, empezaremos por la extensión más grande, y luego pintaremos con mucho tino las molduras. Sé que lo del tino es pedirnos peras a los olmos que somos los manazas, pero a fuerza de fracasos iremos aprendiendo. Una vez terminada la parte visible de la puerta, pintaremos los cantos.

Consejo
Si por alguna ignota razón vas a pintar el canto superior de la puerta, hazlo lo primero. Es un poco inútil, pero si quieres puedes dar una capa ligera. Ahora, eso sí, hazlo al comenzar, para que no caigan goterones una vez que hayas pintado todo.

pintar puertas

Truquillo
Para quitar los goterones  y para disimular las marcas de pinceladas, podéis hacer rectificaciones con un pincel plano seco, más pequeño que el que hayamos utilizado. Es una tarea de esas de pulso oriental, pero si te queda bien mejora mucho el resultado final.

Comentarios

No hay mas respuestas