¿Como desprender una capa de pintura?

Publicado el 24 abril 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Para empezar, conviene llevar a cabo una buena limpieza (el uso de un cepillo de dientes para extraer el polvo y la mugre de molduras, ranuras y relieves facilita las tareas de limpieza en esos rincones de difícil acceso). Si el mueble u objeto en cuestión sólo está un poco sucio, lavaremos la madera con una solución de agua tres partes) y vinagre (una parte). Si, por el contrario, está muy sucio, utilizaremos algún detergente (cincuenta gramos) disuelto en agua caliente (un litro). No conviene emborrachar la madera con agua. Así, aplicaremos con cuidado una esponja húmeda sobre la superficie a tratar, una esponja que no debe, bajo ningún concepto, chorrear. Una vez empleada la esponja, dejaremos secar la superficie agredida el tiempo que sea preciso. Repetiremos la secuencia cuantas veces estimemos oportuno. Es preciso insistir: es imprescindible que el agua no penetre por las grietas de la madera: la humedad nunca es buena inquilina en este material natural.

Limpieza

 A rascar

Una vez limpia la superficie sobre la que deseamos trabajar, desprenderemos la pintura con una rasqueta de filo biselado. Si queremos acabar antes, podemos rascar en caliente. Los inconvenientes serán, entonces, varios: necesitaremos un soplete (lo que implica una inversión económica respetable), será preciso mantener las distancias (a paneles de vidrio, por ejemplo), y tendremos que medir atentamente el tiempo de aplicación de calor (unos segundos de más pueden significar madera tostada). En fin, mucho cuidado.

El modo de proceder, en todo caso, es el siguiente: aplicarnos calor —soplete mediante— y al mismo tiempo rascamos. Con una mano, pues, manejaremos el soplete. Simultáneamente, con la otra, la rasqueta. Debemos mover la llama de un lado a otro y, sólo cuando comencemos a apreciar desprendimientos de pintura en un área determinada, suspenderemos el movimiento oscilatorio para centrar el calor sobre esa parcela de superficie. Un inconveniente: el calentamiento de determinadas Pinturas y barnices puede traducirse en la emisión de gases tóxicos: se recomienda tener precaución.

Comentarios

No hay mas respuestas