¿Cómo colocar un pomo en la puerta?

Publicado el 29 Junio 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Un pomo —de latón, bien bruñido, o de hierro negro, quizá más elegante— puede convertirse en un detalle decorativo sumamente atractivo en una puerta corriente. Habitualmente, los pomos de puerta clásicos aparecen en el travesaño central de las puertas de tableros. Si en ese travesaño hay una placa de buzón, podemos colocar el pomo sobre ésta, en el montante central, es decir en el elemento central vertical. No obstante, en cuanto a la ubicación: libre albedrío. Y es que, así como no hay dos colores iguales, no hay tampoco, por mucho que se empeñen, normas o soluciones universales.

pomo

Para colocar, en fin, un pomo de puerta, conviene empezar por hacer un escariado en la parte interior de la puerta para albergar la cabeza del tornillo que se vaya a emplear para fijar el pomo. A continuación, haremos con una taladradora un agujero para la espiga que atraviesa la puerta. La placa posterior del pomo tiene habitualmente un tope en su interior, un tope que detiene el giro del pomo una vez que el tornillo está en su sitio. Para señalar su posición es preciso oprimir la placa contra la puerta de manera que este tope deje una marca, seguidamente haremos una pequeña hendidura para el tope. Por fin, no queda sino instalar el pomo y apretar el tornillo.

 

Comentarios

No hay mas respuestas