Carcoma: La batalla final

Publicado el 23 agosto 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Lee la parte anterior aquí: Tips: Carcoma IV

— El primero de los procedimientos puede llevarse a cabo con lápices de cera que impriman el mismo color que presenta la madera atacada, o bien mediante unos bastoncillos de cera natural que están a disposición del público en las droguerías y establecimientos especializados. Tanto los unos como los otros deben ser aplicados varias veces sobre la superficie carcomida y hasta que consigamos cubrir todos los agujeros. A continuación, debemos frotar la superficie reparada con un trapo seco. Finalmente conviene proceder a un encerado general del mueble para disimular mejor el tratamiento parcial de la zona.

cola y serrin

— El otro procedimiento consiste en mezclar cola y serrín. Ni que decir debiera que la madera sobre la que vamos a trabajar deber ser cuidadosamente limpiada antes de proceder a su restauración. Una vez cumplimentado ese requisito indispensable, prepararemos cola animal en caliente. Inmediatamente después, mezclaremos la cola con un colorante que entone con la madera a tratar. La solución obtenida deberá ser entonces extendida con la ayuda de un pincel. En esa operación debernos proceder con diligencia, pues la cola animal se seca y endurece en muy poco tiempo. Acto seguido, sobre una esponja húmeda verteremos un poco de serrín tamizado. Obviamente, el serrín debería proceder de una madera de apariencia similar a la que estamos restaurando. Con la esponja aplicamos el serrín sobre la cola aún húmeda y finalmente limpiamos la superficie para retirar los restos de cola.

— Ha llegado el momento, pues, de abordar la tarea del pulido, una operación general que afectará a todo el mueble. Para pulir conviene usar cera de abeja, que deberemos aplicar en varias capas. Finalmente, procederemos a sacar brillo al mueble frotando la superficie con un paño de franela bien seco.

pulir mueble

— Los objetos de madera pequeños también pueden desparasitarse en un simple horno de cocina ajustado a sesenta grados, dado que la carcoma es muy sensible al calor.

Comentarios

No hay mas respuestas