¿Armonía o contraste?

Publicado el 23 Diciembre 2012
Archivado en Ader | Salir del comentario

A menos que empiece desde el principio con una habitación vacía, probablemente dispondrá de ciertos elementos básicos para combinarlos con su esquema de color. ¿Tiene ya una alfombra, unas cortinas o unos muebles? ¿Va a pintar las paredes en un tono que contraste o complemente los colores ya existentes? ¿Va usted a introducir más colores?Y si es así, ¿cuáles? La cuestión es qué armonizar y qué contrastar.

Buscando la combinación

Como regla básica, elija el color de un elemento ya existente y utilícelo como piedra angular de su escala de colores. Para combinarlo con otro semejante, emplee variaciones tonales de ese color para las paredes y otros elementos.
Otra posibilidad es elegir dos colores próximos del círculo cromático como el azul y el violeta azulado, y utilizarlos variando las proporciones de cada uno. Siempre y cuando se asegure de que existe una continuidad de color suficiente como para crear una atmósfera coherente, puede introducir toques de negro, blanco o algún otro color para evitar un resultado soso.

Pruebas de mezclas

Una mezcla de colores que contrasten crea un efecto agradable siempre y cuando se sigan unas cuantas directrices básicas. Los colores primarios puros son vivos y vibrantes, pero pueden ser también excesivos y chillones. Utilícelos en proporciones desiguales e introduzca variaciones más claras u oscuras de cada uno. Por ejemplo, en lugar de introducir igual cantidad de rojo y amarillo, elija proporciones variables de rojo anaranjado y amarillo anaranjado más pálidos y más oscuros. También los colores complementarios pueden mezclarse con éxito. Aunque tales combinaciones por lo general chocan, pueden funcionar bien si son menos «puras». Por ejemplo, los tonos de verde rojizo y cálido con rojos oscuros algo verdosos crean armonías muy agradables.
Otra manera de mezclar colores que contrastan es comenzar con unos pocos colores cálidos o fríos estrechamente relacionados entre sí y colocarlos frente a los colores cálidos o fríos opuestos.

Utilización del blanco y del negro

El blanco mezcla bien con casi cualquier esquema de color. Con colores pálidos puede crear armonías sutiles. El blanco puede servir como fondo para colores fuertes o como una manera de iluminar los oscuros. El negro contrasta con el blanco, el amarillo y los colores claros; es ideal para efectos atrevidos e impactantes.

Comentarios

No hay mas respuestas