Acabados y pinturas con esmaltes sintéticos

Publicado el 27 julio 2013
Archivado en Ader | Salir del comentario

Antes de que seque del todo la pintura debemos hacer los retoques de esos rincones difíciles, de los vértices de la habitación, de los alrededores de las tomas de corriente y radiadores… Siempre intentaremos que esas últimas pinceladas «se fundan» con la capa que está a punto de secarse.
Si preparas una habitación para pintar y cubres el suelo con periódicos, haz una prueba. Deja sin cubrir una superficie similar a la de una de tus manos. Coge una brocha, empápala en la pintura y agítala como si fuera una maraca por todo el cuarto. Cuando acabes, descubrirás que, impepinablemente, el hueco que dejaste está lleno de pintura. Si haces la operación al revés, o sea, no cubres el suelo, salvo un espacio similar a la superficie de tu mano, y agitas la brocha, te será imposible dejar ni una sola gota sobre el papelillo de periódico.

Pintar con esmaltes sintéticos

Estas pinturas sirven para un montón de cosas distintas. Lo más normal es que las uses para puertas, ventanas, rejas, muebles… Agarran muy bien en madera y metales siempre y cuando demos dos capas. Recuerda que debes escurrir un poco la brocha después de mojarla, para no ir dejando goterones por todo el recorrido. En la segunda mano ten cuidado de no dejar pegotes horribles y marcas de brocha. Ya os decía que conviene que compremos buenas brochas, porque es muy común que, de repente, te des cuenta de que hay un maldito pelillo impregnado en la pintura. Nunca verás la cerda (nunca mejor dicho) con la pintura húmeda; siempre habrá secado ya y el pelito dejará una marca parecida al arañazo de un gato.

esmale

Truquillo

Si el pelillo se resiste a despegarse, podemos quitarlo con una pinza pura cejas antes de que la pintura se haya secado. Pero ya te digo que, según la Ley de Chiflis, ese descubrimiento siempre se produce después del secado final.  

Comentarios

No hay mas respuestas